viernes, 26 de junio de 2009

LA LEYENDA DE CHURUJAPAMPA


Churujapampa tenia un Túnel que comunicaba con San Carlos. En el lugar de Huayco estaba la entrada. Los pobladores cuando se iban a cavar encontraban muchos huesos y purunmachus (huacos) y al poco rato les agarraba el antiguo y si no eran curados a tiempo, morían.

Los habitantes del lugar para verse protegidos dela antiguo le ofrecían al cerro: huesitos, coquita y cañazo, todo atado en un mantelito y cavando con un palo al costado del túnel lo enterraban y podían ingresar sin que les pasara nada.
Por curiosidad, unos jóvenes fueron al cerro a ver qué pasaba con los obsequios y se dieron con la sorpresa que desaparecían. Este misterioso túnel era visitado por ,mucha gente.

Cierto día llego una pareja de gringos a explorar la zona y decidieron recorrer el túnel ayudados con aceite de higuerilla – otro tipo de combustible se apagaba por falta oxígeno – cuando caminaron un largo tramo encontraron a dos hermoso patitos nadando en una laguna de oro. El gringo atraído por los encantados animalitos se introdujo en las aguas pensando agarrarlos. Antes advirtió a su pareja que lo esperase hasta que regrese sin mencionar palabra alguna.

Pasaron varias horas y el gringo no retornaba. Su esposa cansada de esperar salió a pedir auxilio a los pobladores. Nadie lo creyó porque estaba con trastornos mentales. La gringa a los tres días murió. Pasados varios meses, unos pobladores curiosos encontraron en la boca del túnel sólo sus vestimenta y el esqueleto.

Dicen que los palitos son dos demonios guardianes de la entrada. Son los que se lo habían comido al gringo como advertencia a las demás personas que deseen apoderarse de su riqueza que guardas más adentro.

0 comentarios:

Publicar un comentario