viernes, 26 de junio de 2009

LEYENDA DE POMACOSH



Pomacosh era un antiguo pueblo vecino de Tiapollo que se encontraba aproximadamente a un día de camino. Cuando celebraban sus fiestas religiosas había un sacerdote que realizaba las mismas en ambos pueblos.
Según cuenta la leyenda que cuando lo pobladores de Tiapollo abandonaron su pueblo atormentados por el gran Basilisco perdieron la comunicación con el pueblo de Pomacosh. Al estar solos y abandonados el pueblo de Tiapollo y Pomacosh se encontraron.
Los shipasbambinos emperezaron a traficar a Bagua Grande por un camino de herradura que pasaba entre el bosque. Cuentan los viajeros que pasabas cerca de un pueblo encantado, al que no podían llegar porque se desviaban del camino o se perdían el la montaña. Algunos contaban que lograron ver brillar las campanas en los alto de las torres de una capillita escondida en la cima de un cerro. Un señor se atrevió a irse al lugar y logró sus campanas que seguían tocando con el soplo del viento; además, en una de las torres había un crucifijo de puro oro. Cuando estuvo subiendo a tratar de jalar la cruz se desató una tempestad de truenos, relámpagos y lluvia que obligó regresar sin mirar atrás.
Al llegar a donde estaban esperando sus amigos, se dio con la sorpresa que estaba soleando y no había señal de lluvia. La cruz seguía brillando y las campanas estaban repicando con más intensidad.
Años después un grupo de comuneros shipasbambinos se fueron a visitar el lugar y solo encontraron viviendas destruidas y la capillita en ruinas.
Este centro arqueológico se encuentra en la fila de Chorrillos cerca al lugar denominado La Batea perteneciente al anexo de Cómboca.

0 comentarios:

Publicar un comentario