miércoles, 17 de marzo de 2010

Cura católico peruano pierde sotana y anda en campaña

ESTE ARTÍCULO NOS LLEGA DESDE REPÚBLICA DOMINICANA


PERÚ:
Cura católico peruano pierde sotana y anda en campaña
Arana fue suspendido en febrero por la diócesis de la noroccidental y andina región de Cajamarca.

Por Ángel Páez
IPS/Diario DigitalRD.Com



LIMA, mar (IPS) - Un sacerdote recorre Perú para promover su candidatura a la Presidencia el año próximo, al frente de un movimiento de izquierda, después de que la jerarquía de la Iglesia Católica lo suspendió en forma indefinida por dedicarse a la política.

Con la sotana y el ejercicio del sacerdocio perdidos, Marco Arana sigue su campaña como líder del Movimiento Tierra y Libertad (MTL) e impulsa alianzas con otras agrupaciones de izquierda, con vistas a las elecciones municipales, regionales, legislativas y presidenciales que se sucederán en el país entre octubre de este año y abril de 2011.


Arana fue suspendido en febrero por la diócesis de la noroccidental y andina región de Cajamarca, al considerar incompatible su actividad política con el sacerdocio. Su caso recuerda el de la suspensión en 2008 como obispo de Fernando Lugo, cuando se lanzó como candidato a la Presidencia de Paraguay, que ostenta desde agosto de ese año.


El 10 de octubre y 21 de noviembre se realizarán la primera y segunda vuelta de los comicios regionales y municipales y en abril de 2011 las elecciones presidenciales y legislativas. Si ningún candidato logra la mitad de los votos, habrá una segunda vuelta presidencial en junio.


La izquierda peruana tradicional ha enfrentado revés tras revés en los procesos electorales de la última década, en buena parte por su atomización, mientras una porción importante de electores es atraída por candidatos calificados de "outsiders" de diferentes tendencias.


En los comicios de abril 2006, las fuerzas progresistas tradicionales se presentaron con 20 candidatos, y la mejor colocada, Susana Villarán, de Concertación Descentralista, reunió apenas 0,52 por ciento de los casi 12,3 millones de votos válidos.


Además, ninguna de esas agrupaciones obtuvo una representación en el Congreso legislativo de 130 miembros.


Pero el entonces recién llegado a la política y comandante retirado del ejército, Ollanta Humala, ganó en la primera vuelta presidencial, con una oferta presentada como nacionalismo de izquierda, con elementos de indigenismo.


En el balotaje fue vencido por el actual mandatario, el socialdemócrata Alan García, que se desplazó de la centro-izquierda a la centro-derecha en su segundo mandato, tras gobernar el país entre 1985 y 1990.


Arana y el MTL, formado hace 13 meses, intentaron este año forjar una alianza con el Partido Nacionalista Peruano (PNP) de Humala, pero la iniciativa fracasó.


El dirigente admitió a IPS que ahora negocia una alianza electoral con Susana Villarán, una activista de los derechos humanos con larga trayectoria en la izquierda, y que si cristaliza respaldará a ésta en su candidatura como alcaldesa de Lima.


Antes de crear el MTL, Arana se destacó por encabezar movimientos comunales contra el abuso de compañías mineras en Cajamarca, una de las zonas más ricas en oro de este país que tiene en la actividad minera uno de los motores de su economía.


El suspendido sacerdote tiene un título universitario con una especialidad en resolución de conflictos sociales y dirige el no gubernamental y ecologista Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible.


Va y viene por aquellas zonas donde existen conflictos originados o derivados por la explotación minera, como es el caso de la lucha por el agua.


Según la estatal Autoridad Nacional del Agua, hasta noviembre de 2009 se registraron 244 conflictos por ese recurso, al menos 42 en Cajamarca y en la vecina región de Áncash, la zona de mayor influencia de Arana.


"Yo pedí permiso al obispo de Cajamarca, monseñor José Carmelo Martínez, en caso Tierra y Libertad me eligiera su candidato en el congreso de abril", explicó Arana a IPS. Su designación parece segura dado que es el líder natural de la agrupación, por ahora con representación en siete de las 32 regiones de este país andino.


Pero Martínez le presentó condiciones, como que pidiese disculpas al cardenal Juan Luis Cipriani, "debido a las públicas discrepancias que expresamos respecto a mi participación en política y a la suya también", detalló.


Cipriani, cardenal desde 2001 y miembro del ultraconservador grupo católico Opus Dei, es muy criticado por activistas de derechos humanos, en especial por su actuación como obispo de la sureña región de Ayacucho, epicentro de la guerra interna (1980-2000).


El primado de la Iglesia Católica también estuvo muy cercano al régimen de Alberto Fujimori (1990-2000).


Arana explicó que "yo no tenía por qué pedir disculpas a Cipriani. Tanto él como yo hablamos de política".


A partir de entonces, el sacerdote diocesano fue suspendido y le quedó prohibido celebrar actos eucarísticos y administrar los siete sacramentos que rigen la religión católica. Arana acató la medida "en obediencia a las normas eclesiales", que impiden participar en política partidista.


"Mi posición está claramente identificada con los derechos de las comunidades y con las víctimas del modelo económico, mientras que el cardenal Cipriani defiende el modelo económico a rajatabla", manifestó Arana.


El activista, al igual que la izquierda tradicional, es un crítico del rumbo neoliberal de la economía peruana, impuesto por Fujimori y mantenido por sus sucesores.


"Esta discrepancia fue interpretada como un insulto", arguyó Arana, a quien la prensa conservadora apoda "el cura rojo" y cuyo movimiento por ahora tiene presencia en siete de los 24 departamentos regionales.


"La posibilidad de una alianza nacional con el Partido Nacionalista no está prevista", confirmó Arana, quien se asegura desestimó la propuesta de ser el compañero de fórmula de Humala, como candidato a la vicepresidencia en 2011.


El portavoz del PNP, el legislador Daniel Abugattás, ratificó que fue Arana quien rechazó la alianza.


"Cuando los dirigentes nacionalistas plantearon la alianza, de inmediato el padre Arana puso hielo a las eventuales conversaciones", dijo Abugattás a IPS.


Más allá del episodio, "creemos que es indispensable la formación de un frente de las fuerzas progresistas contra el modelo neoliberal. Nadie en solitario logrará los cambios radicales que necesita el país. Se necesita un frente, sí o sí", añadió.


Sondeos dados a conocer el día 12 sitúan a Humala en cuarto lugar de las preferencias electorales y a Arana en el noveno.


Rolando Breña, secretario general del Partido Comunista Peruano-Patria Roja, integrado en el Movimiento Nueva Izquierda (MNI), consideró que "la decisión del padre Arana fractura más a la izquierda peruana".


"La izquierda sufre de un síndrome de dispersión y por eso no alcanza la unidad. Hoy más que nunca se necesita una convergencia de las izquierdas legítimamente constituidas, a pesar de nuestras evidentes discrepancias", subrayó el dirigente del MNI, que está negociando un acuerdo para respaldar a Humala.


Mientras, Arana aseguró que su suspensión del sacerdocio "no afecta el proyecto político de Tierra y Libertad, por el contrario ha puesto ante los ojos del país a un movimiento democratizador y defensor de los derechos humanos y ecológicos".

Fuente: Diario Digital RD

2 comentarios:

  1. Dios les guarde si termina
    siendo como el cura con hijos Fernando Lugo. Ver:

    http://luisaguerowagner.zoomblog.com

    ResponderEliminar