viernes, 25 de diciembre de 2015

El niñito ha nacido. Ha nacido en Amazonas

El niñito esperando a ser vestido
Es Noche Buena. Las doce de la noche ha llegado. Es momento que se anuncie al nuevo mayordomo, es decir la persona que se encargará de la celebridad navideña para el próximo año. Una vez anunciado al mayordomo, la tesorera y la fundadora traen al niño que acaba de nacer. Los ojos del niño son brillantes. Desnudo se expone a la gente y su semblante transmite que tiene mucho frío, tiene ganas de llorar. Aleluya, aleluya: el niño Dios ha nacido. El niño Dios ha nacido en el ombligo de Amazonas.


Ella es Carmencita, fundadora sucesora
de la fiesta
Carmencita es la fundadora de la fiesta y es ella la que carga al niño entre sus brazos anunciando la buena nueva. Pasa por toda la gente que se encuentra presente. La gente le da un beso o se persigna. Esto en señal de adoración. A Carmencita lo acompaña la tesorera del Comité de fiestas. Ella lleva una bandeja donde se encuentra la ropa del niño, que luego será vestido por los futuros mayordomos. Al pasar, el niño por la gente, ellos dan una colaboración voluntaria (en dinero). El último en venerar al niño Dios son los mayordomos entrantes, los cuales lo visten. El niño se alegra y sabe que ha llegado a salvar al mundo. Las pastorcitas hacen su ingreso y empiezan los villancicos y los bailes característicos. Luego la gente se divierte en nombre de la Navidad.


Así se celebra la Navidad en Nuevo Horizonte, que es un anexo del distrito de San Pablo de Valera, en el Kilómetro 10 de la Carretera Pedro Ruiz – Chachapoyas. Esto es en la provincia de Bongará. Así se celebra la Navidad en Amazonas.

Carmencita posa junto a su abuelita,
quien es la fundadora original
Carmencita, de 24 años, me comenta que esta tradición tiene más de cincuenta años en el lugar. Y a pesar de que su abuelita, la fundadora original, aun esté vive, nos comenta que desde hace algunos años su abuelita lo autorizó para que ella continúe con la celebridad de esta fiesta, aun cuando el niño Dios lo lleve junto a Él. La abuelita es doña Panchita Arévalo, de 95 años. Aunque se encuentra delicada de salud está presente en todos los ritos de esta celebración. Carmencita me cuenta apenada, pero a la misma vez emocionada, que esta tradición tiene para rato. Tiene para rato porque ella continuará esto. “el año que muere la mamá Panchita, haremos un rosario en su nombre en estas fechas. Al siguiente año todo sigue igual” me comenta Carmencita. Y es que doña Panchita o la mamá Panchita recibió de regalo esta imagen hace 55 años. Desde esa fecha la tradición continúa junto a los 39 novenantes que son muy creyentes de esta imagen. Ellos lo tiene mucha fe. Creen en los milagros del “niñito”. Si haces algo que no le gusta a Él simplemente se aparece en tus sueños. En mérito a eso muchos quieren entrar mayordomos cada año o simplemente le compran sus juguetitos que es lo que más le gusta. O pude ser también su ropa. De estos tiene bastante. Cientos diría yo.

El voto en Amazonas es una expresión cultural muy importante, porque
por este hay fiesta cada año.
El 25 de diciembre llegué a eso de las diez de la mañana a Nuevo Horizonte, a la casa de Carmencita. Los mayordomos ya estaban recibiendo el voto. Lo cual lo llevarán a casa y lo devolverán el próximo año. Con música y alegría se sigue celebrando la navidad. Mientras haya voto, esta tradición continuará. Es un elemento cultural muy importante en Amazonas. La fiesta continuará durante generaciones. El niño lo querrá así. Atardece en medio de la lluvia. La gente decía que “el niño se estaba pishendo (1)”. En medio de ello y después de almorzar puchero y asado de res me voy de Nuevo Horizonte. Espero volver el próximo año. En mi familia también somos novenantes hace años. Mi mamá dice que siempre los seguiremos siendo. “el niño nos ayudará para pasar su novena cada año”, dice ella. La lluvia continúa y venía pensando que quería escribir esto. Feliz Navidad amigos.

(1) pishendo: orinar, miccionar 

0 comentarios:

Publicar un comentario