domingo, 19 de octubre de 2008

OLVIDANDO


La inutilidad de mis palabras
se convierten en espacios vacios
que roban parte de mi pensamiento
para hacerlos desdichados

Observo el horizonte
y no encuentro el final,
si saber si me encuentro en el principio,
solo un dogma me indica que una luz resplandece
para encontrarte

La subjetividad de mi vida
me lleva a destrir la materialización
de mis actos, pero simplemente
siento debajo demi piel ojerizo
que corre un cristal de puro sentimiento

La mentira dejo atrás,
al igual, que cada día, la juventud;
pues ahora deseo no, quiero, pronunciar más frases antiobjetivas
que relaciones al tiempo y a la distancia como simplistas

Ahora comprendo que desafiar al tiempo es inútil y que, ni hablar,
de aquella distancia, el cual, jamás fue cierto
que nos podemos olvidar de ello.

El tiempo me persigue,
la distancia me mata
solo quiero respirar aire social
para todo esto demostrar.

Nunca antes las palabras
han sido tan inútiles para mi pensamiento .

Nunca antes las palabras me han servido de espejo disfrazado
de mi personalidad.

Yo mismo me he demostrado que la estupidez de la vida
se encuentra en la estupidez de nuestros actos,
porque nosotros queremos.

Mi cuerpo, que parece alma de metal,
tiembla al pronuniciar esto,
pero algo jamás leal
se demostrará para predecir
algo tan deshonesto.

0 comentarios:

Publicar un comentario