martes, 29 de diciembre de 2015

Empoderemos a nuestros estudiantes con su cultura


La interculturalidad apunta a describir la interacción entre dos o más culturas de un modo horizontal y sinérgico, suponiendo que ninguno de los conjuntos se encuentra por encima de otro, una condición que favorece la integración y la convivencia armónica de todos los individuos. Esta es una tarea que desde la escuela debemos fomentar en nuestros estudiantes, sin embargo ¿efectivamente se realiza esta práctica en nuestras aulas de clase? ¿Qué rol estamos cumpliendo como docentes?

Según el Ministerio de Cultura, en nuestro país conviven 54 pueblos indígenas u originarios identificados hasta la fecha. Esto sin contar las colonias que habitan en nuestro país como los afro descendientes. Esto si hablamos a grandes escalas, pero en principio desde donde nos encontramos formamos parte de una interculturalidad porque no todos somos iguales. Tenemos formas de pensar y actuar muy distinto y una buena forma de comprobarlo es haciendo una mirada a nuestra aula de clase. Aquí nos daremos cuenta que son bastante heterogéneas con hábitos y costumbres distintos, haciendo alusión a las palabras de Arguedas cuando afirmaba que el Perú es un país de “todas la sangres”. Estas diferencias podrían ser motivos de iniciar un interesante trabajo interesante y tomarlo como una oportunidad didáctica pedagógica, porque ser diferentes y vivir en un ambiente sano y pacifico si es posible. Al menos es lo que debemos fomentar en nuestros estudiantes para que en adelante sean “ciudadanos” en todo el sentido de la palabra. Y esto se logrará involucrando a nuestros mismos estudiantes con su propia cultura, a querer lo que es suyo.



Y esto último es el objetivo de este trabajo: demostrar que si es posible que nuestros estudiantes se involucren con su cultura local y construir en base a la interculturalidad el respeto y la tolerancia.

“Durante muchos años, los vínculos sociales en el país han estado marcados por situaciones de conflicto, por incomprensión, discriminación y por relaciones asimétricas de dominación política y económica. Esta situación ha configurado un país con grandes brechas en donde pueblos y grupos culturales se encuentran en situación de exclusión” afirma el Ministerio de Cultura. Este caso suele verse tristemente hasta en nuestros días, aunque en los últimos años se ha avanzado bastante en este tema, pero no podemos quedarnos con los brazos cruzados como docentes. Para lograr el respeto de otras culturas es necesario primero respetar y valorar nuestra cultura, y esto debemos fomentarlo desde nuestras aulas.

Promover que nuestros estudiantes se involucren con su cultura y luego el respeto a otras si es posible. Tenemos que empoderarlos con su cultura y respetar a las formas de pensar y actuar de otras.

Este es el caso de mis estudiantes. Estábamos desarrollando la competencia participa en asuntos públicos para promover el bien común, donde la capacidad era propone y gestiona iniciativas de interés común Justamente el indicador era toma decisiones pertinentes al desarrollo de acciones que favorecen al interés común. En este caso nos encontramos en la búsqueda de cómo lograr esta capacidad con el indicador propuesto y por esas fechas se estaba celebrando en el pueblo sus fiestas patronales y una costumbre muy popular es la liada de frutas que consiste en ir al encuentro de los ayudantes que traen las frutas, leñas y otros implementos a ser utilizado en la fiesta del pueblo. Esta acción es todo un rito para los lugareños donde con banda de músicos y comida local acuden al lugar de la recepción. A propuesta de los estudiantes se decidió participar en esta acción. Antes de ello ya habíamos trabajado la competencia convive respetándose a sí mismo y a los demás, donde el indicador fue Manifiesta su pertenencia cultural a través de sus formas de comunicación, conductas, vestimenta y alimentación, sin sentir vergüenza.
Estudiantes participando en actividad costumbrista
La participación de los estudiantes fue muy fructífera con mucha alegría y emoción. En el lugar encontramos a la periodista Sonaly Tuesta del programa Costumbres (Tv Perú) que estaba documentando el acto costumbrista. Fue todo una festividad que los estudiantes se involucraron con mucha responsabilidad.

Al finalizar se hizo un análisis de la actividad. Expresaron con sus propias palabras como se sintieron, que pensaron y que piensan de otras culturas como la suya, y lógicamente los resultados fueron bastante positivos. Esto es una experiencia de empoderamiento de su cultura.

Para concluir podemos afirmar que si podemos fomentar desde nuestras aulas la interculturalidad. Si podemos, también, hacer que nuestros estudiantes se identifiquen en primer lugar con su propia cultura y en segundo lugar incentivar al respeto de las demás. Todo va depender de las ganas y de que observemos nuestra realidad. A diferencia de las preguntas iniciales, ahora nos preguntamos ¿podemos realizar este tipo de prácticas en nuestras aulas? ¿Podemos cumplir este rol? Reflexionemos y hagamos que nuestros estudiantes amen a su patria chica. Luego su patria grande los agradecerá. ¡Viva el Perú, ese Perú de todas las sangres!

Edición del programa Costumbres donde participaron los 
estudiantes del tercer grado
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
  1. ARGUEDAS, J. (2011). Obra Antropológica. Lima: Derrama Magisterial.
  2. MINISTERIO DE CULTURA. (2015). Viceministerio De Interculturalidad. http://www.cultura.gob.pe/es/interculturalidad/enfoqueintercultural
  3. MINISTERIO DE EDUCACIÓN. (2014). Rutas del Aprendizaje
  4. SORIANO, E. (2008). Educar para la ciudadanía intercultural y democrática. Madrid: Industria Gráfica.

0 comentarios:

Publicar un comentario