martes, 6 de septiembre de 2016

El desfile y la venta de patos

Por: Wigberto Calongos Gosgotte

A dos vendedores de patitos les ocurrió una singular idea. De paseandolos por todas las calles de nuestra ciudad a una parvada de patitos. Hay algunos que al ver esta escena criticaban a los comerciantes por estar "arreándolos" a los pobres patitos por toda la avenida Marginal de la ciudad de Pedro Ruiz, dice que venían desde el control de Aduanas y desde el barrio Señor de los Milagros, bajaron y bajaron, a la altura de la escalinata que da a la I.E. 18084 "La Villa" tomaron un poco de agua de una cequia  por la que discurría el agua de un tubo quebrado, alguno de los pobres animalitos se dieron un chapuzon, luego continuaron su procesión hasta el cruce, llegaron a la Avenida Sacsahuaman, despues a las cinco esquinas y subieron por el Jiron Soriano Morgan hasta el mercado nuevo. 

A los pobres papa pato y mama pata y sus hijos patitos, allí les deje, algunos extasiados de tanto calor se quedaron hechaditos con sus pancitas sobre el piso, otros movían sus cabecitas por uno y otro lado, como presagiando que pronto se separarían de sus patitos y patitas camaradas. Los patitos se distinguían de las patitas por el color de la cinta que llevaban en sus cuellos, y en sus patitas también, las patitas de amarillo, los patitos de rojo como debe ser, pero habían dos que eran de otro color y no supe porqué, a uno de los comerciantes les dije porque habían traído así a los pobres patitos y patitas y me dijo que así es mejor antes que en caja, pues pueden contemplar el aire puro de Pedro Ruiz Gallo, miran a sus solidarios habitantes, ver a muchos paisanos que llegan en los carros de Lima y otras partes de Perú, y tantas cosas bonitas que hay en nuestro querido pueblo, pues ellos se quedaran de todas maneras comprados por los pobladores y vivirán en los corrales, algunos será que se fueron caminado hasta alguno de los anexos de Jazán y allí estarán hasta que mueran, para un almuerzo o una noche de cena . Así transcurrió el desfile de patitos y patitas, en el ultimo domingo de mercado muchos de los cuales seguramente en un par de meses, les comeremos en un rico arroz con pato, nada mas.

0 comentarios:

Publicar un comentario